Menu

Hoja de ruta “cero carbono”

La ecuación de Kaya

kaya-lettre-dametis-ES

La reducción de la intensidad de la energía y del carbono

CO2

Las emisiones de CO2 a nivel mundial derivadas del consumo de combustibles fósiles evolucionan según cuatro tasas de crecimiento:

P

la evolución de la población mundial;

S

la evolución del PIB mundial per cápita;

E

la evolución de la intensidad energética (el cociente entre el consumo de energía y el PIB) y

C

la evolución de la intensidad de carbono de la energía.

Si apuntamos a que cada ser humano tenga la posibilidad de acceder a un nivel de vida equivalente al de los países más desarrollados, la ecuación de Kaya nos invita a trabajar sobre la intensidad de la energía (el factor E) y la intensidad del carbono de la energía (el factor C).

«Mínimo de energía alcanzable»

Toda transformación requiere energía. Por lo tanto, no es posible reducir la intensidad energética a zero. Para cada área, hay un factor E mínimo. Y en Dametis, lo hemos denominado el «Mínimo de Energía Alcanzable» (MEA): para lograrlo, virtualizamos sus fábricas y definimos la fábrica virtual ideal, área por área.

Desde 1990 a 2017, a escala mundial, la intensidad energética se redujo en alrededor de un 35 %, de 0,190 a 0,123 toneladas equivalentes de petróleo (tep) por mil dólares estadounidenses (paridad del poder adquisitivo), con disparidades geográficas considerables. Gracias a los avances tecnológicos, el margen de progreso todavía es enorme.

(IEA)

E
C

La economía al servicio del medio ambiente

Cabe recordar que el costo ambiental de un producto terminado depende de la energía necesaria para su transformación (aspecto sobre el cual trabaja Dametis), pero también de las materias primas utilizadas y de todo el ciclo de la vida útil. Consideramos que la economía debe estar al servicio del medio ambiente y es precisamente esta economía ambiental la que debe motivar a los proveedores y demás actores de la cadena de valor a ofrecer soluciones sin carbono.

«Los cuatro componentes de la identidad de Kaya se pueden combinar de diversas formas, pero los dos factores relacionados con la tecnología, la intensidad del carbono y la energía deberán desempeñar la función principal».

El IPCC, 2007

La descarbonización de las energías

Para que el impacto ambiental de una planta industrial sea nulo, uno de los factores debe ser igual a zero. Únicamente la intensidad de carbono (factor C) se puede reducir a zero. Esta reducción se puede lograr al descentralizar la producción de energía, desarrollar energías renovables e implementar sistemas informáticos que permitan equilibrar este nuevo sistema energético. Esto implica realizar inversiones considerables y depende de los marcos normativos de cada país.

La reducción de la intensidad del carbono es oportuna únicamente cuando la intensidad energética se haya optimizado en la mayor medida posible: no tiene sentido dimensionar un sistema energético en función de un consumo que deberá reducirse en forma posterior.

Population

La fábrica con cero emisiones netas de carbono se configura en cinco etapas sucesivas

La teoría de los Lego

Comparar las fábricas entre sí para avanzar hacia la energía con cero emisiones netas de carbono es posible. Una fábrica y sus servicios y procesos se pueden dividir en bloques para estandarizarlos y compararlos con los de otras fábricas. Luego se modela cada bloque (productor y/o consumidor) y se le otorga una puntuación de eficiencia energética en relación con un bloque ideal virtual equivalente.

Es decir, si les damos un juego de Lego a dos niños, es poco probable que construyan la misma cosa. Sin embargo, los «ladrillos» básicos que se utilizan son los mismos. Podemos aplicar la misma lógica en la industria: no hay dos fábricas exactamente iguales, pero todas están formadas por elementos comunes, presentes en todas las fábricas. Estos elementos, que llamamos «bloques», se pueden modelar y comparar.

Para trazar un mapa completo, los bloques se pueden clasificar a su vez en bloques secundarios, etc. Cada bloque se puede comparar con el bloque virtual ideal. Esta metodología permite estandarizar la puntuación de la eficiencia energética y ambiental.

Por ejemplo: un motor para el bombeo de agua se puede modelar y comparar, pero en la fábrica A sirve para la circulación del agua de refrigeración y en la planta B se emplea para limpiar las máquinas con agua caliente sanitaria.